Episodio 1. BIBLIOTECA DE SARAJEVO

He tenido la suerte de vivir una breve temporada en Sarajevo. Allí encontré mi mercado, Markale (IMAGEN), tristemente conocido por dos bombardeos durante la guerra que supusieron la entrada de la OTAN en el conflicto (1), y mi biblioteca, la de la Embajada de España, que me permitió leer clásicos de nuestra literatura.

Pero hoy vamos a descubrir a la Biblioteca de Sarajevo. Resulta, aunque no os lo creáis, que este edificio tiene un vínculo particular con España. Construido a finales del siglo XIX, cuando Sarajevo ya era parte del Imperio Austrohúngaro, este edificio se convirtió en uno de los más caros del momento (2). Pero es que cuentan que su arquitecto, Alexander Wittek, se inspiró, según dónde lo leamos, en el Alcázar de Sevilla o la Alhambra de Granada. Recuerdo que mii primer día de trabajo tenía que ir a visitar una casa y un compañero, para darme las indicaciones, me dijo que tenía que pasar por la biblioteca y que la reconocería porque se parecía a la plaza de toros de Las Ventas de Madrid.  Yo pensé en cómo somos los españoles, que siempre tenemos que compararlo todo con lo nuestro. ¿Le pasará a todo el mundo o será algo cultural? Pero os aseguro que, aunque no tenía claro cómo eran Las Ventas, al ver la biblioteca supe que era el edificio que buscaba. ¿Qué opináis? (IMÁGENES)

También cuentan cómo para construir este edificio destruyeron varias casas del barrio de Bascarsija. Parece que lo de expropiar es más antiguo de lo que pensábamos. Uno de los propietarios, Benderija, se negaba. Tras muchas negociaciones, aceptó, eso sí, a condición de que trasladaran su casa ladrillo a ladrillo al otro lado del río, justo delante de la biblioteca. Esta casa, hoy un restaurante, se llama “Inat Kuća» (casa del rencor). (IMAGEN)

Nuestra biblioteca de hoy es conocida como “Vijecnica” que aunque podamos suponer que traducido del bosnio quiere decir biblioteca, no es así. Su significado es “ayuntamiento”. Y es que este edificio fue inicialmente y hasta 1949 la sede del ayuntamiento de la ciudad. De hecho, teniendo este uso, estuvo en medio del comienzo de la I Guerra Mundial. Muchos conocemos la historia de que el asesinato del archiduque Francisco Fernando ocurrió en Sarajevo y fue el detonante final para que estallase la guerra. Sin embargo, el ayuntamiento es un personaje más de esa historia. El caso es que el archiduque tuvo un intento previo de asesinato ese mismo día.  Cuando iban camino del ayuntamiento para salir desde allí en recorrido oficial, les intentaron matar con una bomba que falló. Ante esta situación, y una vez en el ayuntamiento, se dedicaron a pensar cómo sacar de allí vivo a Francisco Fernando después de ese atentado. Tras pensarlo mucho, salieron del ayuntamiento por un trayecto improvisado para intentar evitar otro atentando. En este nuevo recorrido, y a pocos metros del ayuntamiento, el archiduque fue disparado y murió (3). Hasta aquí, una historia bastante conocida, pero, ¿sabíais que Ivo Andric, premio Nobel de literatura,(IMAGEN) fue arrestado y encarcelado porque se sospechaba que había participado en este complot? Esto conllevó que gran parte de la guerra la pasara en casa bajo arresto domiciliario hasta que fue liberado por una amnistía en 1917. Después, en la II Guerra Mundial, Andric pasaría también la guerra en una casa, esta vez en Belgrado, y ahí, de nuevo confinado, escribió su gran obra “El puente sobre el río Drina”. (4)

Mi casa estaba muy cerca de la biblioteca. Al salir para ir al centro de la ciudad lo que veía era este edificio y cómo se iba haciendo paso a paso más grande. A mí me encantaba el edificio y eso que cuando viví allí era todavía una ruina rodeada de vallas de seguridad forradas de carteles de publicidad de todo tipo. Lo único que se había restaurado era la cubierta de cristal para que no cayese la estructura. (IMAGEN) La nueva biblioteca fue inaugurada el 9 de mayo de 2014, más de 20 años después de su incendio.

Sí, la biblioteca fue incendiada al principio de la guerra. (IMAGEN) La persona que ordenó y dirigió su destrucción fue Nikola Koljevic (5). Koljevic era profesor en la Universidad de Sarajevo, especialista en Shakespeare y, al parecer, gran profesor (6). Fue el segundo de a bordo en las tropas serbias que sitiaban Sarajevo dirigidas por Radovan Karadzic, que, curiosamente, además de médico era poeta (dicen que muy malo). Que las dos personas que dirigieron la operación militar para destruir esta biblioteca tuviesen relación con la literatura da mucho que pensar. Pero hablamos de una guerra, donde seres humanos se matan entre sí, que también es un sin sentido. La destrucción de este tipo de edificios, sin sentido estratégico en una guerra, se llama “urbicidio” (7) y su objetivo es destruir la cultura de un pueblo y de la que la biblioteca era un símbolo. No sé si es poético, casualidad… como poco, anecdótico, pero tanto el arquitecto que diseñó la biblioteca, Alexander Wittek, como Koljevic, su destructor, se suicidaron sin que ninguno pudiera ver la biblioteca nueva ni reconstruida.

Alfonso Armada y Gervasio Sánchez, periodistas españoles que cubrieron el conflicto, relataron su entrada en la biblioteca después del incendio (8). Cuentan cómo los libros eran esculturas de ceniza y su simple roce hacía que se deshicieran. Las fotos de este incendio puede que os suenen porque dieron la vuelta al mundo. Sus relatos e imágenes son terribles pero muy gráficos de lo que fue la guerra de la antigua Yugoslavia. De hecho, Alfonso Armada, tiene un libro muy interesante, “Sarajevo”, en el que encuentras sus reflexiones paralelas a los artículos que enviaba a los periódicos para contarnos al resto del mundo lo que allí pasaba. Pero también merece la pena leer el relato en primera persona de Zlata Filipovic, una niña de 9 años que escribió un diario durante el sitio de Sarajevo. Muchas veces comparado con “El diario de Ana Frank” este otro libro se titula “El diario de Zlata”.

Hay variedad de datos sobre los libros que guardaba esta biblioteca. Desde 150.000 volúmenes hasta 2.000.000.  Según algunos datos oficiales “desaparecieron una buena parte de sus fondos, más de dos millones de volúmenes, incluidos más de 700 manuscritos e incunables, una colección única de libros y publicaciones históricas bosnias, y más de 155.000 rarezas bibliográficas” (9). Los nazis destruyeron unos 20 millones de libros en un total de 45 lugares diferentes, aquí, en una sola noche, en un ataque que duró media hora, destruyeron más de 1 millón y medio de libros (10).

Pensemos en lo que había sido Sarajevo a lo largo de la historia: un ejemplo de “crisol de culturas”. Saravejo era la joya otomana en el medio de Europa pero también el lugar donde convivían distintas religiones y culturas: católica, ortodoxa, musulmana, gitana, judía… Y aquí encontramos una segunda vinculación con España porque parte de la comunidad judía expulsada por los Reyes Católicos fue a establecerse en esta ciudad. De hecho, uno de los libros más importantes es la Hagadá de Sarajevo. Un Hagadá es libro hebreo contiene la oración que se lee en la pascua judía. Este, con el nombre Hagadá de Sarajevo, es el más antiguo que se conoce y está valorado en 7 millones de euros. Pero a pesar de su nombre, esta hagadá, en realidad, fue escrita en Barcelona en 1350(11). Se lo llevaron los judíos en su expulsión, acabando siglos después, en Sarajevo. Pero este libro tiene mucho más que contar. Durante la II Guerra Mundial tuvo que ser escondido de los nazis. ¿Y dónde no iban a buscar? Pues en el suelo de una mezquita en la ciudad bosnia de Zenica. Aunque también hay teorías que dicen que fue una casa de un musulmán. Durante la guerra de los 90 también se salvó milagrosamente. Incluso se corrió el bulo de que se había vendido para conseguir dinero para armas durante el conflicto y se tuvo que mostrar públicamente para desmentirlo. Pero en paralelo a todas estas historias de película, hay otra historia de personas. La persona que protegió el libro de los nazis, Derviš Korkut (IMAGEN), también escondió en su casa a una niña judía durante la II Guerra Mundial. 50 años después, aquella niña judía que acabó viviendo en Israel, acogió a la hija de su protector durante la guerra en Bosnia. (12)  (IMAGEN)

En todo caso, las personas que trabajaban en la biblioteca consiguieron salvar algunas de estas obras. Gervasio Sánchez cuenta que al comienzo de la guerra ya los trabajadores de la biblioteca escondieron las obras más valiosas en lugares secretos por toda la ciudad. El documental “The love of books: the brave librarians of Sarajevo” (13) cuenta lo que hizo este equipo de bibliotecarios para salvar un 10% del fondo bibliotecario en cajas de bananas. Por ejemplo, cómo una investigadora consiguió salvar un manuscrito de la Historia de Bosnia entre los libros de su casa. Por circunstancias de la guerra tuvo que abandonar su casa sin poder llevarlos consigo. Al acabar la guerra y poder volver a su apartamento comprobó que había sido ocupada por soldados serbios y estaba todo destruido: con pintadas, sin muebles… pero, sorprendentemente, encontró estos manuscritos que pudieron así ser devueltos a la biblioteca.

Cuando vayáis a Sarajevo subid a cualquiera de sus colinas, pero especialmente al mirador de la Fortaleza Amarilla (Žuta Tabija en bosnio) para poder ver toda la ciudad y la biblioteca desde lo alto. Para poder observar la forma triangular, los colores, su ubicación al final del barrio de Bascarsija de la biblioteca. Pero también para buscar buscando en la ciudad los límites de lo europeo y lo otomano, iglesias y sinagogas, sus cementerios musulmanes… Y luego, id a visitarla por dentro, reconstruida como espacio multiusos característico de las bibliotecas actuales (salas de consulta, sala de exposiciones, sala de conciertos…). Actualmente, también es biblioteca universitaria y, sorpresa, han incluido un salón de plenos del ayuntamiento supongo que en honor a su historia. ¿Cuántas bibliotecas puede haber en el mundo con este doble uso?

(1) Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Masacres_de_Markale yhttps://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Sarajevo_Markt05.jpg

(2) Fuente: https://www.rtve.es/noticias/20140509/renace-vijecnica-biblioteca-sarajevo-destruida-guerra/936061.shtml

(3) Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Atentado_de_Sarajevo#Recepci%C3%B3n_en_el_ayuntamiento

(4) Biografía de Ivo Andric https://es.wikipedia.org/wiki/Ivo_Andri%C4%87

(5) Podéis ampliar información e imágenes aquí: https://www.lavanguardia.com/politica/20140518/54408044118/hombre-incendio-biblioteca-sarajevo-enric-juliana.html

(6) Ampliar información en https://ethic.es/2019/07/urbicidio-objetivo-aniquilar-ciudad/

(7) Fuente: http://www.enriquevilamatas.com/escritores/escrhemon1.html

(8) Fuente: https://www.heraldo.es/noticias/blog/2012/12/09/las-cenizas-la-biblioteca-1255913-2261124.html

(9) Fuente: https://www.rtve.es/noticias/20140509/renace-vijecnica-biblioteca-sarajevo-destruida-guerra/936061.shtml

(10) Artículo http://www.heritage.sense-agency.com/assets/sarajevo-national-library/sg-3-08-libraries-sarajevo.pdf

(11) http://sfard.es/de-donde-es-lahagada-de-sarajevo/

(12) Fuente https://es.wikipedia.org/wiki/Hagad%C3%A1_de_Sarajevo

(13)Documental: https://www.youtube.com/watch?v=VExCtnYlMcs

Markale. Mercado local en el centro de Sarajevo
Mercado local de Markale
Edificio actual del Inat Kuca o casa del odio en Sarajevo. Construcción típica otomana de la época. Fuente Wikimedia Commons
Inat Kuca. o casa del rencor
Interior de la biblioteca donde se puede ver la cristalera. De Julian Nyča – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=42435126
Dervis Korkut. Fuente: http://globalpeacewarriors.org/dervis-korkut/

Lucía Llano Escrito por:

10 comentarios

  1. Ramón
    07/03/2020
    Responder

    Es asombrosa la enorme fortuna que tenemos la mayoría de nosotros de no haber padecido jamás el horror de la guerra.
    Me maravilla cómo en mitad del caos y la desolación,que debe suponer una existencia entre tiroteos, explosiones y privaciones de todo tipo, hubo quien se preocupó y ocupó de los libros de una biblioteca.
    En actos así estas personas nos recuerdan que además de seres vivos, somos humanos. Y los libros son parte esencial de lo que nos convierte en humanos.

    Impresionante historia la de la biblioteca de Sarajevo.

    Por cierto, con las indicaciones de buscar algo parecido a la plaza de Las Ventas, yo aún seguiría caminando buscando la casa.,Quizá hasta llegar al mismísimo Coliseo…..

    • Lucía Llano
      07/18/2020
      Responder

      Te aseguro que la hubieses reconocido a pesar de no saber cómo son Las Ventas.

  2. José luis Vidal
    07/06/2020
    Responder

    Precioso y emocionante, lo que cuentas y lo que escribes.
    Gracias Lucía.

    • Lucía Llano
      07/07/2020
      Responder

      Gracias a ti. Hay personas que te vienen a la cabeza cuando te metes en un proyecto y en este caso, tú estabas en la lista de «les va a gustar seguro». Vamos,¡target group total!

  3. Ramón
    07/06/2020
    Responder

    Reconforta constatar que siempre habrá quienes se preocupen por esas joyas culturales que son los humildes y callados libros .
    Incluso en los peores escenarios, como puede ser en medio del aberrante caos de una absurda guerra. Como si hubiera alguna que no fuera absurda…

    Me quedo con la ambivalente imagen del ave que se aprecia a la derecha de Vijecnica, las «Ventas» de Sarajevo : que vuele libre la alada la esperanza pese a un oscuro pasado que jamás ha de repetirse.

    • Lucía Llano
      07/07/2020
      Responder

      Te has fijado en cosas que no había visto. ¡Gracias por compartirlas!

  4. Luisa Martínez
    07/15/2020
    Responder

    Lo he vuelto a leer y me ha encantado.
    Es muy interesante y ameno espero el siguiente con ilusión.
    ¡ qué buena idea!

    • Lucía Llano
      07/15/2020
      Responder

      Gracias! Me gusta saber que os resulta ameno porque a veces pienso que son cosas mías. El siguiente va a ser un poco más largo porque elmlugar tiene mucho que contar. Pero no os preocupéis, los siguientes van a ser más cortos.

  5. Elena
    07/20/2020
    Responder

    Propuesta: Me encantaría un capítulo sobre el Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (CIRMA), su acervo fotográfico y archivo histórico.

    • Lucía Llano
      07/21/2020
      Responder

      ¡Gracias por la sugerencia! Por esa zona del mundo me resulta más difícil conocer sitios y este tiene muy buena pinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.